Darío Brizuela, rumbo al Unicaja de Málaga

Publicado por Victor Plaza en

Saltó la noticia, que no la sorpresa. El Estudiantes vende a su mejor jugador, Darío Brizuela, por 250.000 euros al Unicaja. El club colegial pierde un claro referente deportivo pero alivia -algo- sus cuentas económicas: se ahorra una ficha de 600.000 euros. No obstante, el club peina el mercado en busca de un pívot y no descarta más salidas.

Darío Brizuela no volverá a vestir la camiseta azul del Movistar Estudiantes. El club madrileño ha abierto la puerta a su salida, tras la llamada del Unicaja de Málaga. Ayer el propio jugador se despidió de sus compañeros y no entrenó. El equipo de Casimiro abonará 250.000 euros en concepto de fichaje y la parte del contrato correspondiente de 600.000 euros. La noticia fue adelantada y repicada por varios medios, entre ellos el periodista Ignacio Ojeda, Encestando y Diario SUR.

Brizuela, que ya tuvo una oferta oficial del Valencia Basket este verano durante el derecho de tanteo, pone fin a ocho años en la primera plantilla colegial. Fue el máximo anotador nacional del pasado curso con 14,7 puntos y 13,3 de valoración media por encuentro.

Esta temporada, sus registros se mantenían similares (14,1 ptos, 13,2 val), con un 38% en triples (7 puntos más que el año pasado) y un 46% en tiros de dos (12 puntos menos). El jugador seguía siendo el principal referente ofensivo del Estudiantes.

El Estu sin Brizuela: un polvorín

Sin haber tocado fondo aún, deportivamente la salida de Brizuela es una noticia nefasta para el club. En descenso y ahora sin tu mayor anotador. Cierto es que el vasco no estaba jugando bien en las últimas derrotas, pero seguía manteniendo un peso muy grande en los ataques de Dzikic. Tener un jugador -cupo añadido- como Brizuela en tus filas era todo un lujo.

Emocionalmente, otro palo. Brizuela, siempre de trato profesional con el equipo de su vida (junto con el Arsenal), era la cara visible del Estudiantes más puro. El de cantera, el producto de la casa. La última gran perla del Ramiro, que llegó a pelear por el MVP de la ACB y ahora, como tantos otros antes, vuela lejos de la mediocridad colegial.

La llegada de Toney Douglas ya alertó del terremoto que se avecinaba. Y no acaba aquí: tal y como hemos podido conocer, Movistar Estudiantes peina el mercado de manera urgente en busca de un pívot. Los directivos se reunieron ayer y no descartan la salida de más jugadores.

Aquí el debate: ¿se debe utilizar el desahogo económico que supone la marcha de Brizuela (venta+salario) en el fichaje de un interior de referencia? ¿o es más sensato reducir la deuda en vistas del difícil futuro próximo de la entidad?

Creemos que mejorar la plantilla sigue siendo un aspecto fundamental, si se encuentra al jugador ideal. No más tiros al pie con fichajes de renombre que agrandan la deuda y no suponen nada a nivel deportivo.

Sin mejora de la plantilla, el descenso a la LEB está casi asegurado. Y allí no hay tutía: desaparición. Y sin una plantilla interesante y atractiva, no hay inversor que convencer: desaparición.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *