El quinto elemento

Publicado por Victor Plaza en

Novena victoria del nuevo Estudiantes, la cuarta de la era Jota. El equipo avanza hacia el objetivo de la permanencia, aún cara por el atasco general del pozo, que ni el barcazo del Canal de Suez. Pero el Estu toma ventaja y todo depende de él. Son grandes noticias, porque la confianza en este equipo es absoluta y las sensaciones, buenas y con margen de mejora. Concretamente, todo el margen defensivo.
Porque en el otro aro hay calidad para dar y regalar. Y además, ahora, más argumentos y más jugadores metidos al 100%. Y pívots, y dominio en momentos importantes. Estudiantes suma poco a poco, con más firmeza a medida que pasan los fines de semana, lunes incluidos. Si es una burbuja, que no explote nunca. Y si lo hace, tenemos al quinto elemento para evitar la caída.

No perdamos tiempo

Solo dos equipos de esta nuestra liga tienen un campeón de la NBA en sus filas. San Pau, y nosotros con JJ. Nuestro quinto elemento, el diferencial. Gana partidos solo. Encuentros ajustados, no aptos para cualquier jugador. Además, lo hace hipnotizando, con ese cuerpo que puede ser el tuyo, o el de Manolo, el frutero de la esquina.

Hipnotizó a Ibon Navarro, al que sacó una carcajada, cosa que no es fácil y debería sumar en la valoración del partido, en concepto de ‘otros’, por ejemplo. ¡Y en la prórroga!, porque el Quinto no distingue entre minutos finales y los demás. Le empuja un rival (como siempre) hacia el banquillo, no pita nada el árbitro (como siempre) y suelta, sonrisa pícara, «nada, que quería charlar con Ibon». Prueba fehaciente de que ese cuerpo cargado de baloncesto no tiene tensión, no hay atisbo de nervios, no hay inseguridad. Ni en esa cabeza. Al revés: pide balón, le toca a él.

Barea, permítanme, no es ningún chupón. Arteaga es testigo. Qué dos asistencias, entre el último cuarto y la prórroga, para resolver una situación delicada. De manual. Vaya por delante eso.

Por detrás, los 10 puntos en la prórroga de los 17 del equipo. El Quinto en el quinto cuarto (otra vez), con el 55, por cierto. Anotó todo lo que intentó en la prórroga, anulando cualquier acometida de Andorra, hasta entonces peleones a pesar de sus numerosas bajas.

Barea es además un Elemento en su definición más humana. Un notas, le llamarán los rivales; un pesado los árbitros. Y ya era hora que Estudiantes tuviese a alguien que protestase e hiciese ese rol tan necesario para/con los compañeros. El de mosca cojonera. Porque si el arbitraje de la ACB es malo, pues que se note. (Confieso que tenía otro párrafo preparado sobre las excesivas quejas de Barea -que algunas le suponen no realizar una buena transición defensiva-, pero si mete 10 puntos y te gana otra prórroga más, que haga lo que quiera, sinceramente.)

Orgullo patrio

Estudiantes completó una salida de partido bestial, la mejor del curso. 20-4 que en cualquier otra afición hubiese despertado tranquilidad. Pero bueno, que estaba cantada la remontada de Andorra hasta para el más optimista de los dementes. Es lo que tiene animar a un equipo irregular, sin constancia ni contundencia defensiva y con jugadores tendentes al caos. Bueno es reconocerlo, por lo menos.

Y así, entre relajación estudiantil y bajada de acierto, Andorra igualó la contienda antes incluso de llegar al descanso. A Hannah, pletórico, solo le anulaba un hombre de aquí  de la casa: Adams Sola.

El canterano, experto defensor, disputó su mejor partido con la elástica del primer equipo. Ya debe entrar en los scoutings del equipo rival, como stopper defensivo. O más les vale. Estudiantes tiene una pieza valiosísima en él que, como novedad ayer, se atreve a tirar de tres y, quién da más, los mete. Me rio del +/- (-14), la estadística más lamentable de la historia de esta competición, pero que nos da tanto juego en las crónicas. Juro no volver a utilizarla.

Orgullo patrio, porque ya es de los nuestros, es Ángel Delgado. Lamentable coger solo 15 rebotes y no 20, y valorar 21 en vez de 27. Su mal partido ahogó al Estudiantes y casi le cuesta la derrota. No se pega con nadie y apenas tiene incidencia bajo los tableros, pese al respeto arbitral que ya se ha ganado. Ojalá no renueve y el Estu siga buscando un pívot para varias temporadas.

Otro con gran nota ayer fue Víctor Arteaga. La llegada de Jota le ha ordenado la mente, como a muchos. Ahora es más eficaz y, sobre todo, tiene mayor protagonismo ofensivo. Le buscan y él responde con gran acierto. Se le caen los puntos y Barea y Roberson lo saben. Es piedra angular en eso que llama Jota de distribuir el balón, su gran apuesta táctica desde que llegó.

La amplitud de protagonismo es válida para cualquier otro jugador. La pregunta es clara: ¿me podéis decir el nombre de algún jugador que no haya mejorado desde la llegada de Cuspinera?. TODOS han mejorado y, claro, las victorias son mucho más alcanzables ahora. La última prueba, ayer mismo: con hasta siete jugadores por encima de diez de valoración: Barea 21, Delgado 20, Arteaga 15, Sola 12, Roberson 11, Avramovic 10, Brown 10. Siete. Es dificilísimo lograr eso.

Eso: conjuntar piezas para que cada una sume allí donde más vale: Roberson con sus triples (pese a fallar el decisivo), Avramovic y sus puntos en momentos de atasco, Brown en defensa -te lo dicen hace un mes y no te lo crees-, Djuricis con absoluta confianza en sus acciones y tiros liberados-Delgado, Arteaga, Sola, el Elemento…Tan solo Jackson y Vicedo se estancaron ayer, pero su progresión también tiene una media ascendente.

Pensando en voz alta

(y transcribiéndolo claro, si no estaría loco)

Pienso, a raíz del último párrafo, que no me sobra ningún pívot. Y me da pavor leer lo que escribía hace no mucho, pero que no me lo podéis negar, con Delgado a medio gas y los otros tres sin noticias en la mayoría de partidos. Pues Jota ha recuperado a todo el juego interior. Ya no hay locuras y las rotaciones, en su mayor parte, se reparten en dos parejas de baile: Delgado-Brown y Djurisic-Arteaga. Creo que es lo ideal por tipología de jugador y conexión con la línea exterior. Además, los cambios en defensa ya no son automáticos y los grandes agradecen no tener que salir a ocho metros del aro (salvo Delgado que es un súper hombre).

Pienso que correr entraña sus riesgos, pero que Estudiantes gana más que pierde con esa idea, más aún en partidos como el de ayer, donde además los colegiales cuidaron el balón (solo ocho pérdidas, prórroga incluida). El que no arriesga no gana, y de juego en estático, ochos en cabecera y 1×1 ya nos hartamos desde principios de temporada.

Pienso y celebro todo lo que ha sufrido el Estu de Jota en sus primeros partidos, donde los nervios y el miedo a ganar acababan en tropiezo desesperante. Y cuando no se gana se aprende. La lección: las prórrogas que ahora Estudiantes saca con la gorra. ¿Dos son casualidad? Yo creo que no.

Pienso y me ofrezco voluntario a encabezar una campaña de firmas para que Barea y Delgado estén el año que viene aquí, porque tienen que disfrutar del Palacio en su totalidad, de esta afición. Porque son dos jugadores que casarían muy bien entre nosotros, y lo sabemos. Para que el Congreso te haga caso hacen falta medio millón de firmas. Me conformo con que alguien lea esto y se lo haga llegar.

Pienso, en mi manía de rebajar la euforia, que si no llegamos a ganar las dos prórrogas, en qué lío estaríamos y qué diríamos de este equipo. Porque ganar es lo primero y en un equipo con tantas necesidades en los últimos años, casi lo único.

Y pienso en este tuit de Rico, uno de los más ilustres aficionados colegiales: «Es otro rollo. Se gane o se pierda. Ahora merece la pena ver los partidos del Estu aunque no seas del Estu. Las victorias nos hacían falta, pero la ilusión, muchísimo más«.

Pienso, lo firmo y sonrío. E imagino que tú también.

Próximo partido: domingo 4 abril, 12:30 vs UCAM Murcia.

Fotos: J.Pelegrín

 


6 comentarios

Capitán Ahab · 30/03/2021 a las 08:27

Sigo insistiendo: lo que hace un entrenador…

Vaya joya se lleva Menorca

Silvia · 30/03/2021 a las 08:42

Totalmente de acuerdo con el análisis. El cambio de cara es brutal y añadiría a tu campaña por JJ y Delgado que con J deberíamos tener técnico para una época (y encima de la casa, para qué queremos más)
Totalmente de acuerdo también con el grande de Rico, cualquiera puede volver a ver al Estu y reconocerlo y pasarlo bien (nosotros de momento seguimos sufriendo pese a la mejora, o al menos yo) pero la sensación de que, pase lo que pase, se deja todo en el campo… Cómo la echábamos de menos!

Un_Demente · 30/03/2021 a las 10:38

Hay que renovar YA a media plantilla y por supuesto alargar el contrato de Jota.
Por fin vislumbro un proyecto para el Estu. No la caguemos!!

Pinoso · 30/03/2021 a las 21:27

Entrenador de la casa, y además bueno. Ya era hora de mirar para adentro. Con ese roaster exterior que se les caen los puntos de las manos, lo que no era normal era lo anterior. Se trata de meter mas que el rival. Vamos Estu
Fdo.: Demencia Senil

Gripero · 31/03/2021 a las 11:56

Además de la mejoría de todos los jugadores, se acabó el cachondeo aquel de cambios continuos, cada dos o tres minutos, y lo de los pivots “defendiendo” a ocho metros y los bases debajo del aro, ¡qué locura!
También es verdad que Z no tuvo a Barea ni a Jackson, pero J no tiene a Gentile ni a Dovy.

Ava25 · 31/03/2021 a las 15:16

Gentile es un jugador muy necesario en esta plantilla.
Aporta equilibrio entre perímetro y pintura, no hay otro jugador igual.
Además, Jackson no está todavía para muchos trotes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.