Harakiri colegial en Illumbe (93-92)

Publicado por Victor Plaza en

Proviene del japonés, harakiri es una forma de suicidio consistente en abrirse el vientre en canal. Dice la leyenda nipona que se realiza para preservar el honor del fallecido. Que, de esa forma, los males espanta. Es una forma de morir rápida e inesperada. Dolorosa también.

Minutos felices los del primer tiempo, en los que Estudiantes rozaba el 65% en triples y ganaba por más de 20 puntos en la pista del Delteco GBC. 24 concretamente. Los de Berrocal habían salido muy concentrados, con una altísima intensidad defensiva y un irrepetible acierto desde el arco.

Los que ya somos viejos en esto, lo teníamos claro: ojo al tercer cuarto, esto no está ganado. Pero, aún así, lo que sucedió tras el paso por vestuarios supera lo inadmisible. Un tiro al pie, una autolesión, un harikiri en toda regla.

Como si de visionarios se tratara, el equipo mutó la piel de ACB a LEB. Cambiaron las tornas y Estudiantes dejó de defender. Para qué, si solo la permanencia en Liga Endesa está en juego. Burjanadze hizo tres trajes a cada defensor estudiantil. De todos los colores y sin reacción. Horrorosa imagen del 85% de la plantilla.

En el staff, más de lo mismo. Volvieron los tiempos muertos sobrecogedores de Berrocal. El ya típico minuto de silencio con los jugadores atónitos –«¡hey, guys, please, listen»!-, esperando alguna instrucción que termina mandando Cook o Caner-Medley. Es una realidad: Estudiantes no tiene entrenador. Y la autogestión en ACB es una quimera.

Dónde te has metido, Etou

Si habla esta noche con su primo, Ibaka, el congoleño no dará crédito. Le dirá que han metido 17 triples y que aún así han perdido. O que han dado 13 asistencias menos que el Gipuzkoa. O, qué narices, que ni en la última jugada pudieron tirar.

Se la jugó Brizuela, y bien qué hace. Dentro del caos, es el mejor artista. Pero se confundió y amasó balón más de lo debido. Estoy seguro que nadie más que él lamenta la derrota. Un jarro de agua fría por como transcurría el encuentro y, a la par, un brusco golpe con la realidad.

Esperamos acontecimientos en las próximas horas. Un cambio en el banquillo es urgente. Concretamente, la alerta salta desde diciembre. Mientras, Estudiantes es, a fecha de hoy, el peor equipo de la Liga Endesa. O eso transmite. Qué daño hizo el espejismo de la Copa.

Los juegos del hambre

Wizink Center, domingo 14 de abril, 19:30, Café Candelas Breogán. El que pierda, al pozo para encarar la recta final de temporada, donde cada partido es una final (o el final). Miedo, desasosiego y escasa esperanza a día de hoy. Estudiantes, cuánto te sufrimos.


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *