Morfina de diez minutos

Publicado por Victor Plaza en

Desde el pasado viernes en Lleida, el paciente mostraba un shock traumático. Debía administrarse medicación urgente para aliviar el dolor causado. Una cura en un entorno conocido en base a dos ingredientes trabajados durante meses en el laboratorio veraniego de la Caja Mágica: defensa y velocidad. La inyección llegó a los veinte minutos de quirófano. Y el paciente respiró. Su recuperación, eso sí, se antoja larga.

Un tercer cuarto extraordinario (33-16) (sí, sí, el tercero) hará que la primera semana completa de competición sea más tranquila para el Movistar Estudiantes. En el Año II, las cosas pintan complicadas. La derrota en Lleida escuece, pese a lo de ayer. Fue un baño de realidad, especialmente por el nivel del rival, mucho más directo en las aspiraciones que comparte con la plantilla de Javi Rodríguez.

Ourense no deja de ser un recién ascendido de LEB Plata, que dio la cara en el Wizink. Por eso el marcador es ciertamente engañoso. El Estu progresó, sí, porque era muy difícil hacerlo peor que tras uno de los partidos más nefastos de la historia reciente (y no tan) del club colegial.

Ayer vimos destellos de lo que quiere ser este equipo. Y lo que debe ser, tal y como se ha configurado la plantilla: defensa y velocidad. Javi Rodríguez y Pancho Jasen han fichado jugadores de un perfil principalmente físico. La plantilla se ha creado al son de lo que pedía el entrenador, como es lógico y normal en cualquier club del mundo menos en el Estu durante los últimos diez años. Así que esta vez no valen las excusas de que director deportivo y entrenador van cada uno por su lado. Lo digo para futuras crónicas.

Así pues, el 24-0 de parcial desde la salida del descanso habla muy bien de esa filosofía. El resto del partido, a groso modo, no tanto. El choque se ganó ahí, tras una primera parte de dudas y diversas desconexiones (para variar).

Esos diez minutos (o algo menos) sirven de sedante. Una inyección que debía llegar en algún momento, pero que Ourense retrasó hasta donde pudo. Estudiantes encajó 42 puntos al descanso y 86 al final de uno de los equipos, a priori, más débiles de la categoría. Traducción: viene un Andorra, Burgos, Lleida (ya vino), Coruña (viene el domingo) o Valladolid, y tenemos lío.

Puntos y problemas

Que la plantilla tiene menos talento que la del año pasado es un hecho. Que el ascenso se ha puesto un poquito más caro este año, evidente. Que el Estu ha dejado de ser el favorito para retornar a la ACB, claramente. Y oye, con lo mal que acabó lo del año pasado, apetece una aventura diferente. El roster de este año es, cuanto menos, original. Hay puntos (Hughes-tercer máximo anotador de LEB Oro el año pasado-, Jorgensen, Atencia, Leimanis, Larsen) que viene siendo como tener gol en el fútbol. Votos a favor. PERO.

Pero hay problemas, y no pocos y leves. Además de la ya comentada defensa, el ataque en estático 5c5, por ejemplo. Está muy bien correr pero los cinco tíos que tienes delante también defienden. Y habrá que atacar en estático. Y habrá, y hay que hacer ya, algo más que nutrir de balones a Larsen, pues jugando minutadas no va a llegar a febrero, como ocurrió el año pasado. Y como al bueno de Kevin le de el bajón, apaga y vámonos.

Ayer los ataques se resumieron en balones al center y contragolpes. Llegar y tirar. O penetrar. Atencia hizo de todo. Fue un partidazo el suyo. Pero no hay un base cerebral: ni el colombiano ni Leimanis lo son. No desesperen si prima el caos esta temporada, pues no hay un director de juego al uso. Y ojo que aquí el que escribe piensa que las cosas van a salir bien, que lo de Lleida fue un accidente y que nos lo vamos a pasar bien. Conseguir el objetivo -que digan lo que digan sigue siendo solo UNO y EL MISMO- ya será otro cantar.

Más cosas a vuelapluma: Hughes tiene un esguince en el tobillo y juega tocado. Eso puede explicar su mal inicio de temporada. Se espera mucho de él como uno de los capitales en ataque. En la pintura, Larsen debe estar acompañado, por Jawara, Smith, Demetrio o quien Javi quiera. Pero alguien que le cubra las espaldas, que llegue a la segunda ayuda y que no permita canastas fáciles de las que Ourense vivió durante buena parte de la primera mitad.

Por cierto, qué brutalidad de jugador es Kevin Larsen y qué narices hace jugando en esta categoría.

Detrás del banquillo

Está sección (y la única que hay: disculpen) se llama El Día Después, y consiste en un análisis reposado y crítico sobre el partido jugado. Pero bien podía llamarse este año Detrás del banquillo, pues servidor (y hermano) ahora se sienta algunas filas por detrás del banquillo colegial, aprovechando la nueva zona de opción de abonos que daba el club en la campaña baratísima y exitosísima de renovaciones: ya somos 8000, gracias al buen momento económico que atraviesan las empresas de esta nuestra capital. Ironía aparte, queda claro que solo en ACB veremos un Palacio de los Deportes como antaño. A decir verdad, nunca fue una caldera y es una pena, pues la Demencia hace todo lo posible por convertir cada partido en una fiesta. Y el de ayer, meh…

A lo que iba: la nueva zona, al menos ayer en mi debut, me hace estar casi más pendiente de las caras de los jugadores y staff que del partido en si (y más si vamos +20). Y hay detalles interesantes. Empiezo por Javi Rodríguez: este ‘desconocido’ escucha, pide constantemente consejos a sus ayudantes. Aunque lo más interesante es su obsesión por la defensa: con quejas evidentes en la primera mitad (el mismatch con sus grandes fue un auténtico coladero), y con gritos de satisfacción en el increíble vendaval del tercer cuarto. Javi rotó con solvencia, ayudado por la ventaja en el marcador. Los canteranos jugaron minutos de verdad, y con gran actuación por cierto. Alderete tiene que jugar, y Stoilov en los descansos de Larsen es una opción más que interesante. Y ellos, por supuesto, deben mejorar para mantener su rotación. Una transición como la que hizo Sola, que es un indispensable un año más. Y ya sabemos que en lo de defender, precisamente, es un maestro.

Del partido poquito más. En definitiva, no hay que sacar conclusiones importantes, pero sí dejar constancia de que el equipo progresa. Ahora, si puede ser de una manera más regular y no en un solo cuarto, mejor. Para la salud del maltratado aficionado, sobre todo.

 

Por cierto, Avenza, fiel lector, como te dijo la Demencia, paga ya.

 

Fotos: J.Pelegrín

 


2 comentarios

Ava25 · 12/10/2022 a las 12:10

Un placer volver a leer estos análisis.
A mi la plantilla no me dice nada: me parecen un grupo de individualidades y además de las malas. Si están enchufados como ayer podemos ganar a cualquiera, pero va a estar complicado.
Mucho me temo que no catamos Final Four este año.
Saludos.

    Tirandoatablero · 12/10/2022 a las 12:25

    Creo que algunas conclusiones son un poco forzadas. Es cierto que el 5c5 no esta muy rodado, pero yo lo achacaria a que el banquillo no aporta mucho. Todos deseamos que «los chavales» jueguen, pero la verdad es que no se les ve sueltos. En cuanto a las individualidades, pues mas o menos lo esperado. Quiza ayer Hughs y Smith estuvieron un poco perdidos, pero creo que mejoraran. En fin, el rival tampoco fue un buena vara de medir. Recien ascendido y sin rotacion, llegaron hasta donde les dio. Esperemos a ver si el domingo nos da más pistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.