El Estu en LEB: y ahora qué?

Publicado por Victor Plaza en

Cumplido el tiempo del pésame y la pena, toca mirar al futuro en Movistar Estudiantes. Un futuro incierto, el mayor al que jamás se ha enfrentado. Una nueva categoría, un escenario inhóspito pero un objetivo deportivo muy claro: ascender a ACB en un año.
Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, porque multitud de aristas golpean la actualidad del club, y suponen un elevado motivo de preocupación, hastío y decepción. En este artículo intentamos responder a las diez grandes cuestiones sobre el futuro próximo del Estudiantes.
1 – Pero se baja seguro?

Que Estudiantes no baje a LEB es una idea que hay que descartar de manera rotunda, pese a viejos precedentes. Por un motivo esencial: se eliminó el polémico canon de ascenso, y ahora se requiere el pago de 1,9 millones de euros de la cuota de ascensos y descensos, pero distribuidos en 4 años, más un presupuesto mínimo de 2,5 millones y un pabellón adecuado para la máxima categoría, tal y como detalló Ignacio Ojeda (2contra1).

Habrá un ascenso este año que se disputarán entre Covirán Granada, Leyma Coruña, Río Breogán y HLA Alicante. Breogán, especialmente, pero también Granada (previa conversión en SAD) y Coruña cuentan con garantías económicas para afrontar el ascenso. Alicante podría presentar alguna dificultad más, pero en ningún caso supondría un obstáculo para subir de categoría, según fuentes consultadas.

Es la prioridad más urgente que debe solucionar el Estudiantes. Su presidente, Fernando Galindo, ya aseguró que están hablando con autoridades y administraciones públicas (Comunidad y Ayuntamiento) para desencallar el problema.

Es grave porque todo parece indicar que no será el Wizink Center, con la consiguiente perdida de visibilidad. En Magariños no caben los abonados aunque haya una bajada generalizada, por lo que las opciones se reducen a Ifema, Caja Mágica y el antiguo Madrid Arena de la Casa de Campo.

Eso, con suerte, porque donde ya se ha jugado fue en Torrejón, durante la Champions que disputó el club. Sin mucho éxito ni deportivo ni de convocatoria. Salir de Madrid para ver un partido del Estu en LEB debería ser la ultimísima opción.

3- Qué plantilla veremos en LEB?

Hacer de adivino es como tirar un dado de diez caras al aire: las posibilidades de acertar son mínimas. Pero los adivinos sí tienen unas teorías más seguras que otras. En nuestro caso, que el 80% de la plantilla no va a continuar, lo damos por hecho.

Delgado, Brown, Avramovic, Cvetkovic, Djurisic, Roberson, Laksa, Sakic y Arteaga: todos fuera, todos tienen un nivel mínimo para estar en una primera división europea. Especificar que Arteaga, aunque no acabe contrato, es cupo y un siete pies, que no abundan precisamente, por lo que no tendrá problema en encontrar un sitio en ACB.

Otros dos jugadores con un año de contrato presentan más dudas: Edwin Jackson y Edgar Vicedo. El primero, casi ausente por lesión toda la temporada, presenta dudas físicas y deportivas para lograr un contrato en ACB o en Francia pero, a su vez, su sueldo es desorbitado para la LEB. Y Vicedo es toda una incógnita: se asume que al ser cupo puede tener cabida en ACB, pero no por su reciente nivel deportivo, precisamente. Además, se le presupone un compromiso extra al ser el capitán como para abandonar el barco en pleno hundimiento.

El resto serán canteranos sobre los que construir el regreso a ACB, si ningún club los pesca antes, claro. Los Alderete, Dovy, Rubén Domínguez, Stoilov, Arroyo, Sola y compañía…

¿Y los que quedan?. Sinceramente, abarcar el mercado LEB para un novato como yo es imposible. Se necesitan veteranos en batallas como Nacho Martín, por ejemplo, y extranjeros de garantías en una segunda división. Quizá veamos el regreso de Dagoberto Peña o, por soñar, el liderazgo de un ídolo como Caner-Medley. Suposiciones de adivino, a estas alturas.

4- Qué hacemos con el entrenador?

Sinceramente, esperaba que fuese la primera incógnita a despejar, pero no ha sido así. Esperaba que Galindo confirmase (o no), la continuidad de Cuspinera en el banquillo. Esa que es lo más factible por ser un hombre de la casa, con gran apoyo entre la afición y que ha demostrado, sobre todo, actitud y compromiso, y al que la suerte no ha acompañado.

Cuspinera no tendrá ofertas de ACB por dos motivos: ha descendido con un equipo y todos los banquillos posibles están ocupados. Por ello, creo que continuará en el Estu y pienso que además es lo lógico y lo mejor: entre tanta vorágine, demos estabilidad a lo que pueda ser estable.

Aún así, el tono del presidente me hace dudar sobre si el club está tanteando el mercado de entrenadores en busca de un técnico con experiencia en LEB, y paso a dar ejemplos tipo (Paco García); o si buscan otra cara de la casa (Mariano de Pablos); o incluso se atreven con apuestas exóticas (German Gabriel). Con esta directiva y su historial, que nadie se atreva a descartar nada.

5- Cómo es la liga LEB?

Aquí también hay interrogantes. En teoría, la próxima temporada habrá dos grupos de 10 equipos. Los cinco últimos juegan Playoffs por la permanencia, y los cinco primeros luchan por el ascenso a ACB. Después, cuartos de final a cinco partidos y Final Four.

La gran novedad, y muy importante, es que el año que viene habrá dos ascensos y no uno como este año. Por lo que el objetivo de subir al año es más sencillo y, por lo tanto, más exigible para el Estudiantes.

Queda la duda del formato, pues si finalmente el filial del Barcelona no puede subir a LEB Oro, lo haría Cantabria y se volvería al formato de liga normal sin grupos, tal y como acaban de publicar las bases de la competición.

6- Cómo afecta el descenso del equipo masculino al resto de plantillas del club?

Como os podéis imaginar, el paso atrás del equipo masculino influye directamente en el resto de plantillas. El femenino, en un mundo idílico y justo, sería el referente deportivo del club, pero su sustento económico también venía, en parte, por los ingresos del masculino, que es el gran estandarte y el reclamo para los patrocinadores.

Por otro lado, el ascenso a LEB Plata del filial también está en peligro, pues esa competición supone más gastos que, quizá, no puedan ser asumibles la próxima temporada. Es probable que el equipo acabe renunciando a esa plaza.

Con la cantera sucede algo similar, si bien ésta puede salir reforzada, siempre que se haga una apuesta por ella. De no ser así, de no ser ahora, ¿cuándo se hará?. Entre eternos debates y preocupaciones económicas, Estudiantes debe replantearse sus valores más intrínsecos, y afrontar el problema creciente de la desafección de su afición y jugadores más jóvenes. La LEB es la última prueba de fuego para comprobar si el club se toma en serio, realmente, a su seña de identidad.

7- La directiva es inamovible?

Lamentablemente, eso parece. «Somos culpables» desde 2012, con tres descensos en su haber, pero nadie quiere perder su silla. Literalmente, según Galindo: «irse ahora sería una irresponsabilidad y tampoco vemos cerca equipos humanos dispuestos a llegar y sacar adelante el club».

El que pensase que el descenso a LEB pudiera significar una limpia por arriba, se equivoca, al menos de primeras. Nada cambia en la cúpula y en la participación del accionariado de la entidad, que detalla Palco23: con una participación superior al 5% del capital, la Fundación Estudiantes, con un 19,52%; Club Estudiantes de Baloncesto, con un 6,64%; Fernando Galindo (presidente de la entidad), con un 11,56%, Vicente Olivenza (presidente del Grupo Altafit), e Ignacio Triana (fundador y consejero delegado de Forus), con un 12,46%.

Tampoco se prevé ninguna novedad halagüeña en la Junta Extraordinaria de Accionistas del próximo 30 de junio, más allá de reforzar la parcela deportiva, de la que José Asensio ya no tendrá responsabilidades.

8- Hay riesgo de desaparición?

No todo son malas noticias, ya que la desaparición del club a corto plazo está más que descartada, gracias, en buena parte, a la permanencia de la gran mayoría de patrocinadores. Sobre todo a Movistar, que ha confirmado su continuidad hasta 2025. Hasta ahora, abonaba 1,6 millones por año al presupuesto del club. Como es imposible conocer los detalles del contrato, y la directiva no se ha pronunciado sobre ello, cabe suponer que existan cláusulas de reducción en caso de descenso.

Sin embargo, sigue siendo una inyección económica vital y sobrada para la LEB Oro, de la que Estudiantes será uno de los mayores presupuestos, por no decir el mayor.

No sabemos, por tanto, si hay reducción como tal, pero sí hay aumento del riesgo, porque se pierde todo el dinero de las televisión, la bajada de abonados y, en definitiva, visibilidad social. Mientras, la deuda sigue ahí (más de 5 millones), a razón de pagar 1,4 millones al año (que se renegociaría) por lo que no ascender en uno o dos años cambiaría el panorama del club de manera radical.

9- Habrá bajada de precios en los abonos?

Pues debería, ¿no?. Es una liga menor, con menos partidos de local y hay que atraer a tus aficionados. No digo nada si los partidos, además, se juegan fuera de Madrid. Si nos atenemos a precedentes recientes, nunca se bajó el precio, pese a la continua decadencia del equipo. A este respecto y de cara al futuro, un premio de «fidelidad» en caso de ascenso tampoco estaría mal, como han practicado clubes como el Burgos o el Betis.

Como curiosidad, cuando el Atleti descendió a Segunda batió su récord histórico de abonados contra todo pronóstico. Aquí no será lo mismo, pues nunca han sido acertadas las constantes comparaciones Atleti-Estu, por mucho que se empeñen.

10- Y qué opina la afición?

Sobre estas y otras cuestiones realizamos una encuesta en nuestro Twitter @EstuPlaza. Con más de 1000 votos, estas fueron vuestras conclusiones:

  • Principal causa de descenso: mala planificación de la plantilla (81%)
  • Máximo culpable: la directiva (75%)
  • ¿Se hubiera salvado la categoría jugando con público?: No (60%)
  • La LEB para Estudiantes es: una oportunidad (42%)
  • Pabellón preferido para LEB: Magariños (46%)
  • Si se juega fuera, ¿irías?: No (49%)
  • Regreso a ACB: en 1 año (55%)
  • Riesgo de desaparición: existe a medio plazo (38%)
  • Lo peor de LEB: la deuda (54%)
  • Lo mejor de LEB: mayor presencia de canteranos (43%)
  • Retención de canteranos: no será un problema (50%)
  • Situación Jota Cuspinera: continuación (81%)
  • Renovación de abono: Sí (37%)

Para canalizar la opinión de la afición, os recomendamos seguir a la plataforma Nuestro Estu, @NuestroEstu en Twitter, especialmente ahora en un momento tan inestable y preocupante como el que estamos viviendo.

 

Fotos: J.Pelegrín


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.