El Estu salva la primera encerrona (63-76)

Publicado por Victor Plaza en

Engaña el marcador, pues el Melilla mereció bastante más, para qué nos vamos a engañar. Fueron superiores durante 35 minutos, que se dice pronto. Cerca, muy cerca estuvo Estudiantes de verse en la lona en la primera salida de LEB Oro, por culpa de una preocupante imagen defensiva y errática en lo que al ataque respecta.
Los cambios de Jota fueron fundamentales para dar con la tecla justo en el último cuarto, donde sobresalieron Dee (17 puntos), de Jong (12) y, por encima de todos, Javi Beirán (19 de valoración). Un susto que debe servir como alerta al equipo. Nos puede venir hasta bien.

Movistar Estudiantes visitaba Melilla con la vitola -que será permanente- de favorito y equipo a batir. Y en su primer partido en campo pequeño, el rival casi se lo lleva por delante. Desde el inicio, además, pues los de la Ciudad Autónoma llegaron a tener ventajas de ocho puntos en el primer cuarto, en el que Estudiantes tardó casi cuatro minutos en ver aro por primer vez.

A los problemas ofensivos -que fueron constantes en estático- se añadió los de personales: Dee y Nacho Martín las tenían a pares a los pocos minutos del partido. Banquillazo, claro.

Por suerte, la plantilla demente está más compensada este año y el equipo funcionó hoy mejor con buena parte de la segunda unidad en pista. En los peores minutos de la primera parte, los triples de Nacho Arroyo, la velocidad de Alderete y el trabajo en el poste de Nico de Jong, evitaron una caída mayor.

Provocaron, éstos tres, la goma con el Melilla en un encuentro que se convirtió en muy disputado. Tampoco Estudiantes fue capaz de ir más allá. Los ataques eran, por momentos, un despropósito considerable, con abusos sin éxito del 1×1, especialmente de Edwin Jackson, muy fallón.

La falta de movilidad (13 asistencias frente a las 31 ante el Lleida) dio permiso al Melilla para soñar de la mano de Llorca, al que luego siguió Mazaira. Entre los dos anotaron casi la mitad de los puntos locales.

Si fuera un partido de ACB, con toda seguridad el Estu no se habría solo uno abajo al descanso (35-34), si no que quizá el partido ya estuviera decidido. En LEB Oro muy bien tiene que hacerlo el rival para vencer al club madrileño. Muy bien y durante todo el partido.

Cuspinera cambió piezas en la segunda mitad, con mayor protagonismo para Arroyo, reservando a Faggiano para el final, con excelente resultado. Disminuyó los minutos de Jackson y Dee, que había permanecido sentado toda la primera mitad por sus dos faltas, hizo acto de presencia en modo MVP.

El estadounidense desatascó al equipo a la salida del temido tercer cuarto, cuando Melilla volvió a apretar de nuevo.  Estudiantes encontraba en él los puntos que no llegaban por otra vía, salvo la de la carrera. Cuando le pone ritmo, Estudiantes se encuentra muy cómodo. Si le sumamos una mayor actividad defensiva, el final es el imaginado.

Pero costó más de la cuenta. Desde el final del horrible tercer cuarto fue un ascenso constante. Desde la defensa de Sola a la inteligencia de Beiran. Cierto que a Melilla le entraron los nervios, la presión y esas cosas, pero el Estu supo jugar los momentos finales, con los jugadores indicados sobre la pista.

Por ejemplo, De Jong. El franco-holandés ha caído de pie en Madrid, y volvió a ser el mejor interior del equipo. Tiene una facilidad pasmosa para ganar su sitio en la pintura, y es una roca con el balón. Unos valores que aún le faltan a Poirier, que sí, que suma, pero de manera inconsistente como para ser indiscutible. Se junto todo con el mal partido de Nacho Martín, fuera del encuentro desde el primer minuto.

El efecto Beirán

Sin embargo, el cóctel se estaba preparando: Dee no fallaba y Melilla sumaba a cuentagotas. Entonces, Beirán. En apenas tres minutos hizo de todo y en todos los sitios para lograr un parcial definitivo de 0-9. El campeón del mundo acabó con siete puntos, seis rebotes y seis asistencias en un contexto de partido feo y apretado, lo cual es aún más complicado.

Beirán influye en la confianza de sus compañeros y el equipo, con él en pista, apenas pierde balones, está colocado y es práctico en sus ataques. El ABC del baloncesto frente a la resignación e impotencia del Melilla.

Seguro que Jota no sale contento del partido, pero también creo que en el fondo piensa que esto le viene bien al equipo. No exceso de confianza, no soltar los pies de la tierra, no prepotencia, no dar nada por hecho. Si el Estudiantes controla todo eso (que no es poco), el objetivo está hecho.

Estudiantes suma su segundo triunfo en la categoría de plata. El domingo (17:00) visita Mallorca para enfrentarse al Bahía San Agustín, que aún no conoce la victoria.

 

Fotos: Melilla Baloncesto

 

¿Y tú? ¿Cómo has visto el partido? ¿Nos hemos merecido ganar? ¿Encontraremos más partidos de este estilo? Deja tu opinión en los comentarios. ¡Te leemos!


1 comentario

Ava25 · 13/10/2021 a las 22:27

Pues estos son los partidos que hay que sacar y así serán la mayoría de visitas. Beirán vino para estos momentos de barro y problemas.
Me he preocupado bastante en algunos momentos con la defensa de nuestros interiores especialmente.
Por cierto, Alderete cada minuto que juega lo hace mejor.
Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.