Ya está bien

Publicado por Victor Plaza en

De los últimos seis partidos de Liga Endesa, Movistar Estudiantes ha perdido cinco. Lo ha hecho con una diferencia de 19,2 puntos por partido, encajando una media de 99,6 tantos. Así, con o sin descenso de por medio, no se puede competir al máximo nivel.

Propongo una colecta para cambiar el símbolo colegial del reino animal. En vez de un delfín, merecemos ser representados por una marmota. Ese animal que cuando sale de su madriguera advierte que el invierno se prolongará durante seis meses más. La Marmota Ramiro.

Los inviernos son duros. Hace frío y no apetece salir de casa. Uno prefiere quedarse con los suyos, recogido en el calor del hogar, que experimentar lejos de él. Lograr éxito en tierra extraña no es fácil, y menos en invierno.

Movistar Estudiantes lleva toda la temporada en gélidas circunstancias. Solo ha ganado dos encuentros fuera del Wizink Center -Tenerife y Murcia-. Unos registros pobres, que podrían defenderse si la imagen fuera distinta. Si la defensa fuese defensa. Si existieran sistemas. Si hubiera sangre en las venas, alma en el interior. Si de verdad escociesen las derrotas.

Dos ejemplos:

Porque el Estu viaja con vergüenza. Viaja y no se presenta al partido. Viaja y es una deshonra para el aficionado medio. Ése sí que sufre. Ése sí que tiene que hacer frente a una impotencia atroz, de ver como nadie hace nada. Como nadie da un golpe sobre la mesa. Como nadie es capaz de revertir la situación.

Como Berrocal sigue de entrenador en Liga Endesa a estas alturas. ¿¡Cómo?!. Como Willy Villar no asume su responsabilidad por su pésima gestión esta temporada. Como la directiva práctica el inmovilismo por bandera. Como se cargan una plantilla que, por nombres, debería estar mucho más arriba.

Como en el equipo hay varios ex jugadores, que no son veteranos precisamente (Vicedo, Hakanson…¡qué año!). Como tienen que ser los más ‘viejos’, Cook y Nik (que ya salvó el duelo ante el Breogán), los que saquen las castañas del fuego, partido sí y partido también. Como el único presente y futuro de garantías, Darío Brizuela, huirá al final de temporada. Con toda la razón del mundo.

Berrocal en rueda de prensa, frases hechas, anodinas:

“Esto del deporte es muy simple y hay cosas que si no las haces es muy difícil competir y evidentemente cuando te doblan en energía, intensidad y actividad… del resto no hay que decir mucho”.

«Esa sensación que comentas de no saber qué hacer el equipo es cierta. Y cuando jugamos solo individualmente somos malos. Para competir en esta liga, nuestro equipo solo puede hacerlo jugando colectivamente, tanto atrás como adelante”

Y nos quejábamos de Maldonado, en fin…

El descenso aprieta

El margen: dos victorias por encima del pozo, incluido el último clasificado. La zona baja se aprieta y el Estudiantes, si atendemos a las horribles sensaciones que transmite, cuenta con bastantes papeletas para obtener una de las dos plazas de LEB.

Las matemáticas dicen que es difícil, pero con este equipo tan insulso, desolador y frustrante, a ver quién es el guapo que se fía de los números.

 


0 commentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *