Pasado, presente y futuro del Movistar Estudiantes

Publicado por Victor Plaza en

Cumplida prácticamente la mitad de la temporada, y a la espera de recuperar partidos aplazados por circunstancias excepcionales (que cada vez lo son menos), Estudiantes registra cinco victorias y once derrotas. En este punto hacemos balance del pasado y del presente, jugador por jugador, y analizamos qué debe mejorar -o mantener- la plantilla de cara al segundo tramo del extraño curso 20-21.

Bases, aleros, pívots y entrenador, por ese orden. Comenzamos.

John Roberson

  • Pasado: vino con la vitola de base titular y con visos de jugador importante en los esquemas ofensivos de la plantilla. No le costó la exigencia de ACB, aunque mostró, muy desde el principio, evidentes problemas defensivos. Sufrió como el que más en los flashes larguísimos de nuestros pívots, una constante táctica desde el primer día.
  • Presente: continúa la fragilidad defensiva (por su físico junto con desconexiones habituales), normalmente aprovechada por el rival. De igual manera, Roberson sigue siendo un extraordinario jugador desde el perímetro, el mejor de la liga: séptimo en porcentaje de acierto, 47.1%; primero en volumen, 3 encestados por partido. En su mayoría, en tiros creados por si mismo. Quizá se le puede achacar una cuota de asistencias demasiado baja (poco más de dos por partido). No es Cook ni Pressey (ya lo sabíamos) pero a un base se le debe pedir algo más a la hora de repartir juego.
  • Futuro: como desatascador de partidos y arma netamente ofensiva, hay que proveer a Roberson de más sistemas. Demasiada bola gastan otros jugadores (Gentile, esencialmente) y poca búsqueda del, repetimos, mejor triplista de la liga. 13,7 puntos de promedio sin hacer demasiado ruido sugieren más responsabilidades para el jugador estadounidense.

Nota: 7

Aleksandar Cvetkovic

  • Pasado: fichaje contrastado en nuestra liga, propuesto como fondo de armario pero con un papel importante debido a su diferenciación notable con Roberson: de estilo, de forma de jugar, de carácter. Ya conocía la casa.
  • Presente: en sus números habituales, es el segundo mejor tirador de tres del equipo (44% de éxito) y el primero en libres (92%). Sin embargo, no está brillando tanto en defensa como en anteriores años, pasando desapercibido. Confianza plena de Zamora (18 minutos por partido)
  • Futuro: la experiencia será un grado en el tramo final de temporada. Más aún para un jugador contrastado en equipos candidatos al descenso y a sufrir hasta la última jornada. Pero fuera de ello, poco más que destacar, ya que comparte minutos con Roberson y funciones de base con otros cuantos.

Nota: 5,5

Dovydas Giedratis

  • Pasado: jugador revelación en los primeros partidos. ¡Cómo olvidar sus tres gélidos tiros libres en Fuenlabrada! Estudiantes había encontrado un anotador con sólidos cimientos defensivos…y de la casa
  • Presente: pero las temporadas son largas y Dovy ha ido perdiendo protagonismo, como es lógico para un chaval que cumplirá 21 años el próximo agosto. Aún así, es el sexto jugador con más minutos de la plantilla, y mantiene un notable 37% de acierto en triples, su rol principal. Joven, cupo, de la cantera y con mucha proyección.
  • Futuro: es probable que la recuperación de Edwin Jackson le reste minutos por pura competencia en pista, pero habrá que ver a qué nivel y con cuánta velocidad vuelve el francés. Zamora sabe de primera mano la implicación del lituano y su excelente trabajo defensivo. Presión la justa: no debe ser él quién decida el devenir de la temporada colegial. No aún.

Nota: 6,5

Aleksa Avramovic

  • Pasado: máximo anotador ACB en pretemporada, pronto cargó con la mayor responsabilidad ofensiva del equipo, siendo un referente desde el inicio.
  • Presente: sexto máximo anotador de la liga (14.9 puntos por partido) y undécimo más valorado (15.3) hablan por si solos de la importancia de Aleksa en el equipo. Pero va más allá de los números. Es la continuación de Zamora en pista, su jugador fetiche (27 minutos por partido) y el serbio responde en casi todos los partidos. Quinto jugador de la liga que más faltas recibe (4.6). En su contra, una bajada evidente de su acierto en triples (no llega al 30%), el bote (numerosas pérdidas en dribbling, también acuciadas por su extrema velocidad) y la defensa, donde el carácter no suple sus carencias.
  • Futuro: necesita Avramovic una gestión de minutos aceptable para no llegar cansado a los finales de partido, como se evidenció en los últimos partidos. Si está en pista, no va a escatimar un esfuerzo porque entonces no sería Aleksa. Pero con una distribución de minutos más efectiva, puede resolver partidos por si solo. Sobre su nivel pasa buena parte del futuro del Estudiantes.

Nota: 8

Adams Sola

  • Pasado: con ficha en el primer equipo (al fin), gozó de minutos en pretemporada, pero pronto fue carne de banquillo.
  • Presente: apenas utilizado por Zamora, ha jugado 34 minutos en 14 partidos. muchos de ellos en momentos puntuales o de escasa importancia. Jugador con un rol defensivo, es el único canterano que no ha visto un progreso en su carrera deportiva este año.
  • Futuro: se espera que la situación siga igual, o incluso con menor presencia por la vuelta de Jackson.

Nota: sin calificar

Edgar Vicedo

  • Pasado: capitán del equipo, formaba parte de la extensa rotación de Zamora a principios de la temporada, con un nivel bastante insulso.
  • Presente: pasó el Covid y esa ausencia le perjudicó quizá en exceso, ya que actualmente Vicedo apenas cuenta para el cuerpo técnico, más allá de un par de de minutos por partido. La llegada y permanencia de Gentile le restó papel, bien es cierto. Pero seguimos sin ver al Vicedo que renovó por su gran nivel hace un par de temporadas.
  • Futuro: es una incógnita si entrará en la rotación de verdad o continuará con un protagonismo esporádico. Con Jackson recuperado aumentará la competencia en el tramo final de temporada, lo que añade aún más dudas sobre la gestión de Zamora en el puesto de alero.

Nota: 2

Alessandro Gentile

  • Pasado: fichó por Estudiantes debido a la lesión de Jackson, y con él y su rápida adaptación llegaron tres victorias consecutivas.
  • Presente: disfruta de carta blanca en los esquemas ofensivos, con responsabilidades tanto en la subida de balón como en el juego en poste bajo. Nada ha cambiado desde su primera aparición como colegial: Gentile, en lo bueno y en lo malo, en la salud y en la enfermedad. El italiano promedia 10.8 de valoración y más de 13 puntos. En su debe, un lamentable 18% de acierto en triple y un ratio recuperaciones-pérdidas negativo de dos puntos porcentuales.
  • Futuro: al igual que Avramovic, se nota el desgaste físico de la acumulación de partidos. Encajar a un jugador como Gentile en la pizarra es clave, para él y para el resto de sus compañeros. Entender, también, como funciona su cabeza para mantenerle en dinámica es otra prueba de fuego para el staff. En cuanto a minutos, dudamos que la vuelta de Jackson le quite protagonismo, ya que puede alternar en la posición de ala pívot.

Nota: 5,5

Nemanja Djurisic

  • Pasado: sin apenas nombre en primera ligas, Djurisic llegó como jugador peleón, aguerrido y profesional. En sus primeros partidos, poca participación y apenas incidencia en la plantilla.
  • Presente: de menos a más, aunque está lejos de contar con un papel importante. Zamora le dejó sin jugar varios partidos, y luego el serbio mejoró y fue más regular. Es el interior con menos minutos, aunque probablemente el más completo ataque-defensa. En progresión, pese al -6 del equipo con él en pista (peor registro).
  • Futuro: puede ser el perjudicado si Gentile deriva hacia el 4 tras el regreso de Jackson. De no serlo, Estudiantes contará con un jugador cumplidor dentro de la fragilidad que significa la pintura de este equipo

Nota: 4,5

Alec Brown

  • Pasado: un regreso de lo más esperado y deseado. El juego de Zamora cuadraba con Alec Brown, un tirador excelso de siete pies, pero desde el inicio está realizando una temporada a menos nivel de su anterior en Serrano.
  • Presente: es, con diferencia, el interior más importante para el cuerpo técnico. Y pese a las malas sensaciones, su acierto no dice lo mismo: casi el 40%. El problema viene atrás, a la hora de defender. Ni está ni se le espera. Irregular, varios partidos con buenas rachas pero en general, mal año para el estadounidense.
  • Futuro: es probable que Delgado le vaya arañando minutos, especialmente si siguen produciéndose las desconexiones defensivas. Ahora, como todo tirador, vive del triple y de las rachas. Y no hay muchos con su altura y su capacidad de lanzamiento. Lo ideal sería coincidir o con Delgado o con Djurisic en pista, pero nunca con Arteaga, porque se ven todas las costuras defensivas.

Nota: 3

Ángel Delgado

  • Pasado: fichó y tardó al llegar por unas cosas y otras. Llegó pasado de peso y le costó arrancar y adaptarse. Objetivo de los colegiados, superado por los rivales.
  • Presente: no hay dudas de que es el jugador con mejor progresión. A su bajada de kilos se unió la adaptación lenta pero constante a la liga. Es el mejor reboteador del equipo (5.2) y va a más en los últimos partidos, ganándose también el aumento de los minutos.
  • Futuro: será un fijo en la pintura si sigue avanzando, pese a sus carencias ofensivas. Pero como el equipo va sobrado en ese aspecto (por calidad y talento), Delgado se convierte en una pieza fundamental. Efectivos bloqueos y con capacidad para defender en el missmatch, necesita bajar de revoluciones para no verse fuera de los partidos por personales. Porque el Estu le va a necesitar.

Nota: 6

Víctor Arteaga

  • Pasado: un año más de Arteaga en Estudiantes para demostrar su valía como pívot titular, concesión que Zamora no tardó en otorgarle. Empezó el curso sin mucho ruido, al ritmo de otras temporadas.
  • Presente: otro jugador que ha ido mejorando hasta ser muy determinante en alguna victoria, como en Bilbao. Sigue sufriendo atrás (pese a alguna mejora de timing de salto), pero es el más seguro cerca del aro, donde se le caen los puntos.
  • Futuro: no está para flashes largos ni para largas ayudas defensivas. Si no es le nombre más gritado por Zamora desde la banca, cerca estará. Mejor con Delgado en pista que con Brown, que necesita mucho balón en sus acciones.

Nota: 6

Javi Zamora

  • Pasado: primera temporada como head coach y un inicio poco prometedor (0-3) para después volver a ilusionar a la parroquia con cuatro de cinco victorias. Atisbos de buenos minutos, filosofía clara y apuesta por la cantera.
  • Presente: el efecto Zamora también se ha ido diluyendo con el paso de los partidos. El equipo perdió, sobre todo, competitividad, con derrotas abultadas y victorias, las pocas, por la mínima. El entrenador sigue sin dar con la rotación concreta, pese a contar con una de las plantillas con mayor calidad y más variada de los últimos años. Se observan primeros cuartos bien preparados, y luego pistas de improvisación que normalmente supera el rival sin demasiados problemas. El colchón sobre el descenso sigue ahí, por fortuna.
  • Futuro: mantener a la plantilla unida como hasta ahora es la base para mejorar, junto con una asignación clara de los roles de piezas importantes como Roberson (más jugadas) o Brown (menos minutadas). La gestión Gentile (con el que tiene una gran conexión) o la recuperación de Jackson son también dos aspectos importantes para el staff.

Nota: 5

Dos excepciones y cuatro canteranos

Primero los chavales. Sola y Nacho Arroyo (con el que en principio se contaba como segundo base) ya habían debutado un año atrás, por lo que Zamora ha dado la primera oportunidad a tres canteranos: Rubén Domínguez, Diego Alderete y Emil Stoilov. Todos, eso sí, con presencia testimonial. 

Por último, dos jugadores con poca participación esta temporada. Uno porque ya no está y otro porque se está recuperando de su lesión. El primero, el chadiano Christ Koumadje, que jugó solo seis partidos pero al que se le recordara por sus últimos minutos en Sevilla…quién sabe si esa victoria no significará una permanencia.

Y el otro, Edwin Jackson, lesionado de la muñeca a finales de septiembre, y al que no se le espera hasta bien entrado el mes de marzo. Antes de caer, ya dejó dudas sobre su nivel, con mucho volumen de tiro y demasiadas pérdidas. Entrará con otro rol, más secundario, pero tiene clase para ascender rápido y acabar sumando en el ataque colegial.

¿Y nosotros, cuándo podremos entrar al Palacio? Todo dependerá de la evolución de los datos epidemiológicos de Madrid. Lo que no tiene sentido es que en balonmano permitieran la entrada de 1500 personas al Wizink (aunque no se jugó por la nevada) y no para partidos ACB. No se descarta, en absoluto, que el último tramo de temporada sea con público reducido.

Carrusel de emociones

Seis partidos en veintiún días. Es lo que le espera a Movistar Estudiantes en las próximas tres semanas, tras el aplazamiento de partidos y demás líos de una temporada de lo más convulsa.

Apunten y jueguen: ¿cuántas victorias sacamos? Nosotros decimos que tres, las que sean.

17 de enero, 18:00h vs Barça

21 de enero 20:30h vs Monbus Obradoiro

24 de enero, 20:00h vs Joventut

30 de enero, 20:45h vs Acunsa GBC

3 de febrero, 20:30h vs Zaragoza 

7 de febrero, 18:30h vs Real Madrid

 

Fotos: J.Pelegrín

Categorías: Análisis

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.